Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Francisco \ Viajes Apostólicos

Francisco a los periodistas del avión: "He llorado con los Rohingya"

Papa Francisco durante la Conferencia de Prensa desarrollada en el vuelo de regreso de Bangladés. - REUTERS

03/12/2017 14:48

De Alessandro De Carolis (traducción Mireia Bonilla)

“Un viaje es exitoso cuando logro encontrar al pueblo” . Es la certeza, y además bien sabida, con la que el Papa Francisco concluye la Conferencia de Prensa del vuelo de regreso de Bangladés, iniciada media hora después del despegue del aeropuerto de Daca. Una intimidad que Francesco eligió personalmente para sellar los 58 minutos pasados con los periodistas, durante los cuales afrontó entre otros temas, el drama humanitario de la etnia Rohingya, el tema del desarme nuclear, así como la posibilidad – por el momento remota pero deseada – de un viaje a China.

“A mí un viaje me hace bien cuando logro encontrarme con el pueblo de los países, el pueblo de Dios. Cuando puedo hablar, encontrarlos o saludarlos, los encuentros con la gente… hemos hablado de los encuentros políticos […] pero la gente, el pueblo… El pueblo es precisamente lo profundo de un país. Cuando logro encontrar esto, soy feliz”.

Que Francisco estuviera particularmente interesado en compartir los pensamientos sobre su 21 Viaje Apostólico Internacional, se entendió cuando tras pocos minutos solicita expresamente “preguntas sobre el viaje”, haciendo referencia, de un modo sereno, a esa costumbre de algunos medios de involucrar al lider de la Iglesia en temas espinosos de la actualidad casi “olvidando”  a las Iglesias apenas visitadas.

Y de hecho, la primera pregunta toca de inmediato el nervio de un tema - altamente esperado por los medios mundiales-, concerniente al pueblo Rohingya “la etnia más perseguida del mundo”. Los periodistas querían escuchar de la voz del Santo Padre que ha significado para él, ese momento inesperado e intenso del viernes pasado cuando, conmovido, abrazó a un grupo de prófugos bajo los ojos del mundo entero. Un gesto de humanidad, y un golpe de escena mediático, después de semanas en las que se debatía sobre el por qué el Papa había decidido de no pronunciar el nombre de esta etnia en ninguno de sus discursos oficiales pronunciados durante su viaje a Myanmar y Bangladés. 

“A mí me interesaba que este mensaje llegase. Por eso me di cuenta que si en un discurso oficial hubiera dicho esa palabra (Rohingya), me hubiera dado “de frente contra la puerta”. Pero he descrito las situaciones – derechos, ningún excluido, ciudadanía – para consentirme en los coloquios privados de ir más allá. Yo me siento muy muy satisfecho de los coloquios que he podido tener porque, digamoslo así, no he tenido el placer de “darde frente contra la puerta” con una denuncia, sino que he tenido la satisfacción de dialogar, de hacer hablar a los otros, y de esta manera el mensaje ha llegado”.

Francisco describe los momentos vividos sobre el palco, al final del encuentro interreligioso de Daca. Dice de haber llorado con los Rohingya, en lágrimas delante de él, e incluso de haberse “enojado” y haber pedido por ellos “respeto” a quienes intentaban echarles del palco con demasiada prisa.

Narra sobre como la idea de la oración final que reunió a todos formando un semicírculo en el palco – una de las imágenes más potentes de este viaje – surgió en el momento, sugerida por tener cerca a los líderes de otras religiones, y poco después, confiesa que solicitó si también se podían unir  los Rohingya pero “no pudo ser posible por problemas de organización”.

Una pregunta estimula al Papa Francisco sobre la figura de Aung San Suu Kyi, quien fue Premio Nobel por la lucha a favor de la Democracia en la antigua Birmania y actualmente se encuentra en el centro de juicios polémicos en calidad de Consejera de Estado y Ministra de Asuntos Externos.

“En Myanmar es difícil evaluar una crítica sin preguntarse: ¿Ha sido posible hacer esto? O ¿cómo sería posible hacer esto? […] la situación política de Myanmar es la de una nación en crecimiento, políticamente en crecimiento. Es una nación en transición, tiene muchos valores culturales, históricos, pero políticamente está en transición. Por ello las posibilidades vienen valoradas inclusive en esta óptica”.

Sobre la visita del general birmano, anticipada respecto al programa, Francisco confirma que lo ha recibido por petición suya y, una vez más, resurgiendo el problema de usar o no en esa ocasión el nombre “Rohingya”, enfatiza con intención: durante ese coloquio “no he negociado la verdad” y “he usado todas las palabras que quería decir”.

Después se pasó a hablar de Bangladés y un periodista evidencia como el Papa ha estado más cercano a los Rohingya de muchas otras formaciones, algunas de tipo terroristico, que sin embargo – y el Papa estigmatiza – han buscado “ aprovecharse de la situación”. En lo que me respecta, responde claro y conciso “yo no busco hablar con esta gente, yo busco hablar con las víctimas”.

Un periodista inglés pregunta qué ha cambiado hoy respecto a Juan Pablo II que en el 1982 definió la opción nuclear “moralmente inaceptable”, mientras que Francisco la ha recientemente condenado, en el marco de la crisis entre Corea del Norte y EE.UU. En la época en la que nos encontramos – aclara – ha cambiado la irracionalidad:

“Hoy estamos al límite – de esto se puede discutir, pero es una opinión mía […] – estamos en el límite de la legalidad de tener y usar las armas nucleares, ¿por qué? Porque hoy con los arsenales nucleares tan sofisticados se arriesga con la destrucción de la humanidad o al menos de gran parte de la humanidad […] ¿Qué ha cambiado? Ésto: el crecimiento de los armamentos nucleares […] son sofisticados, también crueles […] estamos al límite”.

Tras una pregunta planteada al Papa de manera crítica sobre el tema de la evangelización, que en algunos contextos puede crear “tensiones”, Francisco, citando a Benedicto XVI, explica que la Iglesia “no crece por proselitismo, sino por atracción”.

La Rueda de Prensa toca el tema de los Viajes Apostólicos, esos que estaban en previsiones pero que luego fueron postergados como el viaje a India. El Papa admite que la enormidad del continente requiere un viaje específico y por el momento es sólo una idea, o quizás algo más: “El viaje a China no está en preparativos […] Me gustaría tanto visitar China, me gustaría, no es un secreto. Las negociaciones con China son de alto nivel cultural […] Después está el diálogo político, sobre todo para la Iglesia china sobre la cuestión de la Iglesia patriótica, clandestina, sobre la cual se debe ir paso a paso con delicadeza […] con paciencia. Pero las puertas del corazón están abiertas…”

03/12/2017 14:48