Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Profundización \ Programas Especiales

Programa en español para Guinea Ecuatorial y África

El Papa Francisco ante la imagen de la Virgen de Fátima, en la audiencia general del 25 de octubre de 2017

28/10/2017 17:24

Compartimos algunos momentos con el Papa Francisco

Nuestra pertenencia a Dios es un misterio estupendo

Lo dijo el Papa Francisco en su reflexión para introducir el rezo a la Madre de Dios del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario.

Y con las palabras de Jesús subrayó que «el cristiano está llamado a comprometerse en las realidades humanas y sociales sin contraponer a ‘Dios’ y a ‘Cesar’: contraponer a Dios y a César sería una actitud fundamentalista».

El 22 de octubre, San Juan Pablo II, que coincidió con la Jornada Mundial de las Misiones, el Papa Francisco anunció el Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019 y encomendó a la intercesión del Santo Papa Misionero la misión de la Iglesia en el mundo.

Y precisamente ese mismo día fueron dos los tuits pontificios:

«En esta jornada, recordemos que la Iglesia es misionera por naturaleza: la misión está en el corazón de la fe cristiana. #Missio #Domund», fue el primero y el segundo: «Hoy, memoria de San Juan Pablo II, recordamos sus palabras: “¡No tengáis miedo! ¡Abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo!”»

Pidámosle a Jesús: acuérdate de mí, invitó el Papa en su audiencia general, en cuya catequesis concluyó la serie dedicada a la esperanza cristiana. Y lo hizo hablando del paraíso, como meta de nuestra esperanza.

«Allí en el Calvario, Jesús tiene la última cita con un pecador, para abrir de par en par también a él las puertas de su Reino. Esto es interesante: es la única vez que la palabra paraíso’ aparece en los evangelios. Jesús lo promete a un ‘pobre diablo’, que en el madero de la cruz ha tenido la valentía de dirigirle el más humilde de los pedidos: Acuérdate de mí cuando entres en tu Reino (Lc 23,42)»

El Obispo de Roma destacó el milagro del amor de Dios que se repite cada día innumerables veces, en las habitaciones de los hospitales o en las celdas de las cárceles. Cada vez que una persona descubre que las faltas de su vida superan las obras de bien, no debe desalentarse sino confiar en la misericordia de Dios.

(CdM )

28/10/2017 17:24