Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Francisco \ Encuentros y Eventos

Videomensaje del Papa a los jóvenes de Canadá: «Dejen que Cristo los alcance»

«El mundo y la Iglesia, necesitan jóvenes valientes, que no se acobarden ante las dificultades», dice el Papa en el video. - AP

23/10/2017 12:54

Con motivo del próximo Sínodo de los Jóvenes que se llevará a cabo en octubre de 2018, el Papa Francisco envió un videomensaje dirigido a la juventud canadiense que participó en el Canadian National Youth Forum, un programa televisivo especial organizado para ayudar a los obispos de Canadá a preparar este gran evento eclesiástico.

El video del Santo Padre fue proyectado la tarde del domingo 22 de octubre en el estudio de televisión, Sel et lumière, ubicado en Toronto y donde estuvo presente el cardenal Kevin Farrel, acompañado por un grupo de obispos y de jóvenes, que dialogaron sobre los desafíos, los problemas y las necesidades de la juventud en la Iglesia Católica.

«¡Queridos jóvenes amigos canadienses! Me alegra  poder pasar un poco de tiempo con ustedes, participando en este diálogo, del que son protagonistas desde el Atlántico hasta el Pacífico», fue el saludo inicial del Papa señalando el papel "maravilloso de las nuevas tecnologías", que, si se usan positivamente, brindan una "oportunidad de encuentro y de intercambio", como el de poder comunicarse a pesar de las barreras geográficas, algo "impensable hasta hace poco".

«Esto confirma que, cuando las personas trabajan juntas buscando el bien del otro, el mundo se revela en toda su belleza», continuó diciendo el Santo Padre: «Les pido, por lo tanto, que no permitan que el mundo se arruine por las personas sin escrúpulos, que solo piensan en explotarlo y destruirlo. Los invito a inundar los lugares donde ustedes viven con la alegría y el entusiasmo típicos de la juventud, para irrigar el mundo y la historia con la alegría que proviene del Evangelio, de haber conocido a una Persona: Jesús, que los ha cautivado y los atrajo a estar con Él».

Juventud: clave en el camino del cambio

Haciendo mención a la carta que envió a los jóvenes de todo el mundo el 13 de enero de 2017, para presentar el tema del próximo Sínodo, el Obispo de Roma recordó el "papel fundamental que juega la juventud", tanto en el presente, como en el futuro de la Iglesia a la hora de construir "el camino hacia el cambio”.

«El mundo y la Iglesia, necesitan jóvenes valientes, que no se acobarden ante las dificultades, que enfrenten sus pruebas, mantengan los ojos y los corazones abiertos a la realidad, para que nadie sea rechazado o sometido a la injusticia o a la violencia, o privado de la dignidad humana», afirmó el Sucesor de Pedro. «Estoy seguro de que sus corazones...un corazón joven, no se cerrará al grito de ayuda de tantos como ustedes que anhelan la libertad, el trabajo, el estudio, la oportunidad de dar sentido a sus vidas. Cuento con su disponibilidad, su compromiso, su capacidad para enfrentar desafíos importantes y atreverse a construir el futuro, para dar pasos decisivos por la senda del cambio».

Jóvenes: Dejen que Cristo los alcance

«Dejen que Cristo los alcance. Dejen que les hable, abrace, consuele, cure sus heridas, disuelva sus dudas y miedos, y estarán listos para la fascinante aventura de la vida, ese don precioso e inestimable que Dios pone todos los días en vuestras manos», alentó Francisco. «Salgan al encuentro de Jesús, permanezcan con Él en la oración, abandónense a Él, entreguen la existencia entera a su amor misericordioso y a su fe, y esa fe será testimonio luminoso de la generosidad y del gozo que hay en seguirlo, donde Él quiera guiarlos».

El Pontífice concluyó su videomensaje encomendando a los jóvenes a la protección y guía de nuestra Madre, la Virgen María.

«Los encomiendo a María de Nazaret, una joven como ustedes a quien Dios ha dirigido su mirada amorosa, para que los tome de la mano y los guíe a la alegría de un "¡heme aquí!" pleno y generoso. (Carta a los jóvenes, 13 de enero 2017). Jesús te mira y espera de ti un "¡Heme aquí !". Los bendigo, los abrazo, y los saludo con afecto mientras les pido, por favor, que recen por mí, para que pueda ser un colaborador fiel del gozo de ustedes. (cfr 2 Cor 1,24) Gracias».

Sigue toda nuestra información en Facebook y en Twitter.

23/10/2017 12:54