Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Profundización \ Programas Especiales

Programa en español para Guinea Ecuatorial y África

El Papa Francisco en la Plaza de San Pedro, audiencia general del 18 de octubre de 2017 - ANSA

21/10/2017 11:34

Compartimos algunos momentos con el Papa Francisco

«La paz es una tarea y responsabilidad urgente en nuestro mundo de hoy. La violencia perpetrada en nombre de la religión ofende a Dios, que es paz»

Lo recordó el Obispo de Roma al dar su cordial bienvenida a los delegados de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz, a los que recibió en la salita del Aula Pablo VI.

El encuentro tuvo lugar, antes de ir a la Plaza de San Pedro para la penúltima audiencia general, del mes de octubre, en la que el Santo Padre condenó el sangriento atentado perpetrado en la capital de Somalia, con su oración por las numerosas víctimas, también niños, y rogó por la conversión de los violentos.

Con su agradecimiento al Card. Tauran, el Papa reiteró la urgencia de ser artesanos de paz y de justicia:

«La paz es una tarea urgente también en nuestro mundo de hoy, en el que tantas poblaciones están laceradas por guerras y violencias. La paz es al mismo tiempo un don divino y un logro humano».

Por ello, los creyentes de todas las religiones están llamados a invocarla e interceder por ella, con el corazón, con la mente y con las manos. Sí, porque la paz se construye de modo ‘artesanal’. En este trabajo, la paz y la justicia se construyen juntas».

El Santo Padre hizo hincapié en el papel especial e insustituible en la construcción de la paz de las religiones, con sus recursos espirituales y morales:

«No pueden tener una actitud neutral, ni aún menos, ambigua, con respecto a la paz.

El que comete violencia o la justifica en nombre de la religión, ofende gravemente a Dios, que es paz y fuente de paz, y ha dejado en el ser humano un reflejo de su sabiduría, su poder y su belleza».

En este contexto, el Papa agradeció el trabajo que realizan para impulsar la paz:

«Expreso mi aprecio y gratitud por la obra de Religiones por la Paz, brindan un servicio precioso tanto a la religión como a la paz, porque las religiones están destinadas por su naturaleza a promover la paz, a través de la justicia, la hermandad, el desarme y el cuidado de la creación».

Impulsando a las religiones a «un esfuerzo común de colaboración también para promover la ecología integral», el Papa, evocó con la Biblia la mirada del Creador: que «miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno» (Gen 1,31)

«Las religiones disponen de recursos para hacer progresar juntas una alianza moral que promueva el respeto de la dignidad de la persona humana y el cuidado de la creación».

Con su gratitud a Dios, el aliento del Santo Padre para que las religiones sigan colaborando:

«Gracias a Dios, tenemos tantos buenos ejemplos en diversas partes del mundo, sobre la fuerza de la cooperación interreligiosa para oponerse a los conflictos violentos, para promover el desarrollo sostenible, proteger la tierra. ¡Prosigamos por este camino! Confiemos en la ayuda del Todopoderoso y en la buena voluntad de los creyentes y de muchas otras personas».

«Será una gracia para todos cuando la luz del encuentro con Jesús nos iluminará: la esperanza será realidad»

Con esta afirmación el Papa Francisco culminó su catequesis central en italiano

Tras invitar a los numerosos peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro a cerrar los ojos y a pensar en el momento de nuestra muerte:

«Cada uno de nosotros piense en su propia muerte, e imagínese ese momento que llegará, cuando Jesús nos tomará de la mano y nos dirá: “Ven, ven conmigo, levántate”. Ahí terminará la esperanza y será la realidad, la realidad de la vida. Piensen bien: Jesús mismo vendrá a cada uno de nosotros y nos tomará de la mano, con su ternura, su humildad, su amor. Y cada uno repita en su corazón la palabra de Jesús: “¡Levántate, ven! ¡Levántate, ven. Levántate, resurge!”

(CdM)

21/10/2017 11:34