Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Iglesia \ Mundo Hispano

Jóvenes no bajemos los brazos: Comunicado de la Dimensión Episcopal Mexicana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes

Jóvenes voluntarios reparten juguetes a niños que han perdido sus hogares - REUTERS

02/10/2017 18:12

(RV).- En un comunicado fechado 29 de setiembre, firmado por Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, Obispo Auxiliar de Monterrey y responsable de la Dimensión Episcopal Mexicana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes, y por Monseñor Alfonso Miranda, también Obispo Auxiliar de Monterrey, y Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, la DEMPAJ invita a los jóvenes voluntarios a no bajar los brazos de ayuda que extendieron durante el estado de emergencia que se vivió este último mes, pues la situación actual lo amerita

A la vez que lamentan el asalto ocurrido a jóvenes voluntarios y manifiestan su solidaridad por ellos y sus familias, los obispos exhortan a los jóvenes a no desanimarse, y a recurrir a la Policial Federal, a Protección Civil, o a la policía de cada estado, para solicitar el resguardo de personas o víveres, que vayan en camino a centros de acopio, o lugares afectados.  

“A pesar de la situación de violencia que se vive en algunas regiones del país, - prosigue el comunicado-  debemos continuar saliendo al encuentro de quienes experimentan sufrimiento, dolor, tristeza, enojo, desánimo y luto. Seamos instrumento fiel que los ayude a encontrar y contemplar el rostro de Jesús, quien fortalecerá su dignidad y restaurará su corazón”. “Han sido principalmente nuestros jóvenes los protagonistas, que sin titubear, han salido a las calles y han demostrado por qué son la riqueza de nuestro país”, añaden.

En las últimas líneas los obispos invitan a los jóvenes a mantener los centros de acopio abiertos, a no dejar de mandar ayuda a quienes lo necesitan, a ser promotores de la caridad, manteniendo alto el espíritu, “un espíritu de ayuda – dicen textualmente - que nos va a permitir seguir con la etapa posterior al desastre, la cual incluye la rehabilitación humana, el fortalecimiento espiritual y psicológico; la reconstrucción material de casas, escuelas, edificios y templos de nuestros pueblos”.

(Griselda Mutual - Radio Vaticano)

02/10/2017 18:12