Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

La conciencia de la gratuidad y la grandeza del perdón de Dios, nos vuelve misericordiosos con los demás, afirma el Papa

La actitud incoherente de este siervo es también la nuestra cuando rechazamos el perdón a nuestros hermanos. - RV

19/09/2017 19:19

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

“Que la Virgen María nos ayude a ser cada vez más conscientes de la gratuidad y la grandeza del perdón recibido de Dios, para volvernos misericordiosos como Él, Padre bueno, lento para la ira y grande en amor”, rogó Francisco en el ángelus del 17 de setiembre, al final de su reflexión sobre el pasaje del Evangelio del domingo que habla del perdón.

A raíz de la pregunta de Pedro a Jesús: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?”, y a la respuesta de Jesús: “No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces”, el Papa se refierió al ejemplo citado por Jesús, la parábola del rey misericordioso y el siervo despiadado, en la que aparece la la incoherencia de aquel que fue perdonado antes, pero que despues se niega a perdonar.

“El rey de la parábola es un hombre generoso que, tomado por la compasión, condona una deuda enorme a un siervo que le suplica. Pero ese mismo siervo, tan pronto como se encuentra con otro siervo que le debía mucho menos, actúa sin piedad” explicó el Papa y afirmó: “La actitud incoherente de este siervo es también la nuestra cuando rechazamos el perdón a nuestros hermanos. Mientras que el rey de la parábola es la imagen de Dios que nos ama de un amor rico de misericordia tanto como para acogernos, amarnos y perdonarnos continuamente”.

19/09/2017 19:19