Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

El perdón no niega el agravio sufrido, pero reconoce que el ser humano es más grande que el mal cometido, dijo el Papa el 17 de septiembre

Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. - ANSA

18/09/2017 18:41

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

Comentando el Evangelio que podemos llamar del perdón (Mt 18.21 a 35), el 17 de septiembre, Papa Francisco hizo una distinción importante entre el agravio y el ser humano, dijo que "el Evangelio nos ofrece una enseñanza sobre el perdón, que no niega el agravio sufrido, sino que reconoce que el ser humano, creado a imagen de Dios, es siempre más grande que el mal que comete”. Texto completo del ángelus

Después de referirse a la respuesta que Jesús le da a Pedro cuando pregunta: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?”, y que Jesús responde: “No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces”, es decir, siempre, Francisco recordó que en la oración del Padrenuestro, “Jesús puso en relación directa el perdón que le pedimos a Dios con el perdón que debemos conceder a nuestros hermanos”, “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” (Mateo 6:12). Y afirmo que “el perdón de Dios es el signo de su abrumador amor por cada uno de nosotros; es el amor que nos deja libres de alejarnos, como el hijo pródigo, pero que espera nuestro regreso todos los días; es el amor emprendedor del pastor por la oveja perdida; es la ternura que recibe a cada pecador que llama a su puerta. El Padre Celestial, nuestro Padre, está lleno, lleno de amor y quiere ofrecérnoslo, pero no puede hacerlo si cerramos nuestro corazón al amor por los demás”. @jesuitaGuillo

 

18/09/2017 18:41