Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

Poner todo el dolor a los pies del crucificado para que se una a su dolor y se transforme en perdón

Cristo de Bojayá - AP

09/09/2017 22:58

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

El dinero y los intereses de parte –multinacionales de por medio- se entrometen con la política y la política, cómplice o enredada, entra en la guerra con unos o con otros. Pero hay una dimensión profunda, que es la dimensión espiritual de los individuos y de los pueblos, allí transita la codicia de poder y dinero, pero también el miedo, el odio, el resentimiento, el deseo de venganza. Y es el espacio donde Dios puede actuar con la potencia de su fuerza para potenciar procesos de liberación interior, de reconciliación, de paz. Y tratándose de la fe católica, el perdón como don de Dios y potencia recreadora es mucho más que la reconciliación. Es concretamente para nosotros un sacramento. Y el perdón cura, sana, reconcilia. El perdón que derrama sobre el mundo Jesús crucificado.

En la Liturgia de la Reconciliación en Colombia dijo Francisco entre otras cosas muy importantes: “Nos reunimos a los pies del Crucificado de Bojayá, que el 2 de mayo de 2002 presenció y sufrió la masacre de decenas de personas refugiadas en su iglesia. Esta imagen tiene un fuerte valor simbólico y espiritual. Al mirarla contemplamos no sólo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas, y tanta sangre derramada en la Colombia de los últimos decenios. Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela. Ya no tiene brazos y su cuerpo ya no está, pero conserva su rostro y con él nos mira y nos ama. Cristo roto y amputado, para nosotros es «más Cristo» aún, porque nos muestra una vez más que Él vino para sufrir por su pueblo y con su pueblo; y para enseñarnos también que el odio no tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte y la violencia. Nos enseña a transformar el dolor en fuente de vida y resurrección, para que junto a Él y con Él aprendamos la fuerza del perdón, la grandeza del amor”.

09/09/2017 22:58