Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

Un mensaje de esperanza nos ofrece el evento de la Transfiguración, dijo el Papa el 6 de agosto

“Este es mi Hijo amado. Escúchenlo”

07/08/2017 17:57

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

Como corresponde al obispo que tiene la misión de avizorar, refiriéndose al Evangelio de la transfiguración del Señor Francisco nos habló de esperanza. Se trata de cuando Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan y los llevó aparte a un monte elevado(Cfr. Mt 17,1) y, mientras oraba, su rostro cambió de aspecto, brillando como el sol, y sus vestiduras se volvieron cándidas como la luz. Se les aparecieron entonces Moisés y Elías, y se pusieron a dialogar con Él”. Francisco afirmó que “este evento extraordinario nos ofrece un mensaje de esperanza”. Y ¿cuál es esta esperanza?, podríamos preguntarnos. “Así seremos nosotros con Jesús”, nos responde el Papa.

Inmediatamente después dio una pauta que también está en este Evangelio, porque Dios Padre habló en esta ocasión, diciendo: “Este es mi Hijo amado. Escúchenlo”. Dijo entonces el Sucesor de Pedro: “la subida de los discípulos hacia el monte Tabor nos lleva a reflexionar sobre la importancia de desprendernos de las cosas mundanas, para efectuar un camino hacia lo alto y contemplar a Jesús. Se trata de disponernos a la escucha atenta y orante del Cristo, el Hijo amado del Padre, buscando momentos íntimos de oración que permitan la recepción dócil y gozosa de la Palabra de Dios.

07/08/2017 17:57