Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

Las ideologías son de la cabeza, pero la adoración del dios dinero enloquece

La codicia y la avidez de dinero, aunque más no sea para no trabajar y pasarla bien, enloquecen. - REUTERS

04/08/2017 16:15

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

Lo que se ve, lee y escucha en los medios va más allá de toda “ideología”, que ya no tienen la fuerza primera y se terminan confundiendo en las pobres plataformas electorales de los partidos políticos, que son todas iguales tanto de derecha como de izquierda.

Y por estas ideologías también podemos encontrar gente discutiendo y hasta peleas físicas con sangre y muertos. Pero cuando uno sabe que por la droga, esa del síndrome de abstinencia de uno solo que mató a otro para robarle, o de la niña secuestrada para ser vendida y estuprada; o cuando en los diarios o la televisión estallan las flores y las velas en los lugares donde cualquiera pudo explotarse o disparar asesinando a decenas o a cientos de personas -ninguno se anima ahora a poner ahora un signo religioso-; cuando vemos al mundo entero involucrado en una guerra mundial a pedazos, ya no se trata ni de ideologías, ni de religión. Se trata de la adoración al Dios dinero -excremento del demonio-, que practican los señores del negocio de la guerra, de la droga, de la trata, servidores del mal.

Papa Francisco lo ha repetido de diversas maneras: La  primera forma de terrorismo es cuando el dinero es convertido en Dios y puesto en el centro de la economía global, en el lugar que debe ocupar la persona humana.

Si, las ideologías son de la cabeza, pero la codicia y la avidez de dinero, aunque más no sea para no trabajar y pasarla bien, enloquecen.

04/08/2017 16:15