Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Profundización \ Espiritualidad

La Virgen del Carmen es nuestro signo de identificación, pertenecemos a Ella

La devoción a la Virgen del Carmen se difundió gracias al trabajo de los frailes carmelitas, presentes en cada continente. - AFP

13/07/2017 14:23

“Usar el escapulario es más que un ‘rito’ porque se trata de pertenecer a María, que nos conduce hacia Jesús”: con estas palabras el carmelita colombiano Andrés Enrique Trujillo, residente en Roma para el servicio y el estudio en la comunidad del Carmen, habla ante nuestros micrófonos del significado del uso del escapulario y de la devoción de la Orden a la Virgen del Carmen, cuya fiesta se celebra el 16 de julio.

“En estos días los carmelitas estamos celebrado la novena dedicada a la Beata Virgen María del Monte Carmelo”, explica el padre Trujillo:

“Durante nueve días hablamos sobre el misterio de la Virgen como Madre de Jesús. Pero para nosotros los Carmelitas tiene un sentido especial. Es una orden mariana nacida en el siglo XIII en el Monte Carmelo, fruto de ex-cruzados convertidos y de peregrinos llegados a Tierra Santa, que se quedaron en el Monte Carmelo y desarrollaron una espiritualidad en torno a la Virgen del Carmen y al profeta Elías".  

María, Madre y hermana

En estos días celebramos a la Virgen con la novena, porque María es nuestra Madre y también nuestra hermana, ya que a Ella estamos consagrados con nuestro hábito, que contiene también el santo escapulario.

El padre carmelita evidencia que el uso del escapulario de la Virgen se difundió gracias al trabajo de los frailes carmelitas, presentes en cada continente. “María, la Estrella del Mar, nos conduce a Jesús y por ello se convierte también patrona de los conductores, de los navegantes, porque es Ella la que nos acompaña por el camino”.

Y esta devoción “se difundió tanto gracias a san Simón Stock en 1251, agrega el padre Trujillo – general, en aquel entonces, de los Carmelitas. A él, según la tradición, se le apareció la Virgen rodeada de ángeles, el 16 de julio de 1251, y le mostró el santo Escapulario de la Orden, diciéndole: "Este será el privilegio para ti y todos los carmelitas; quien muriere con él no padecerá el fuego eterno, es decir, el que con él muriere se salvará".

Más allá de esta crónica – agrega –  este evento tiene una trascendencia también espiritual ‘en la tierra’, con deberes: llevar las virtudes de María con modestia, la oración, la participación en la Eucaristía”.

El significado del escapulario

“Para los carmelitas significa todo lo que somos: porque estamos consagrados a la Virgen, nuestro carisma es llevar esta hermandad a todo el mundo, el anuncio de Jesús por medio de María, quien nos acompaña en nuestro caminar, ya que muchas veces se nos hace difícil asemejarnos a nuestro Señor y Ella, con mirada tierna, con su amor y misericordia nos acompaña, para poder crecer en las virtudes del Señor”, asegura el carmelita.

El escapulario del Carmen, es un memorial de todas las virtudes de María, para nosotros los religiosos que llevamos esta hábito desde el siglo XIII,  800 años de historia y no solamente, 800 años de una espiritualidad que crece, día por día, en el mundo. Es nuestra identidad. María es nuestro signo de identificación.

(María Cecilia Mutual – Radio Vaticana)

13/07/2017 14:23