Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Francisco \ Audiencias, Catequesis y Ángelus

Llamamiento del Papa ante los conflictos de Oriente Medio y atención concreta a la maternidad

Miles de peregrinos se reúnen cada domingo en la Plaza de San Pedro para rezar a la Madre de Dios. - AP

14/05/2017 11:55

(RV).- Tras rezar la oración del Regina Coeli a la Madre de Dios, junto a miles de peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco lanzó un apremiante llamamiento de Paz ante los constantes conflictos que azotan a tantas partes del mundo, encomendando a María, Reina de la Paz, "el destino de las poblaciones afligidas por guerras y conflictos, especialmente los de Oriente Medio.

"A mi solidaridad acompaña el recuerdo en la oración, mientras agradezco a cuantos se empeñan en subvenir a las necesidades humanitarias. Aliento a las diversas comunidades a recorrer el camino del diálogo y de la reconciliación para construir un futuro de respeto, de seguridad y de paz", dijo el Pontífice.

Asimismo, el Sucesor de Pedro hizo un llamamiento "a la atención concreta a la vida y a la maternidad", que cobra un significado especial en la jornada en la que en Italia y en tantos otros países, se celebra el Día de la madre. "Recordemos con gratitud y afecto a todas las mamás, confiándolas a María, la mamá de Jesús", dijo finalmente el Papa invitando a todos los presentes, a rezar cada uno en silencio por sus respectivas madres.

(SL-RV)

Texto y audio completo de las palabras del Papa después de la oración mariana:

Queridos hermanos y hermanas,

Confío a María, Reina de la paz, el destino de las poblaciones afligidas por guerras y conflictos, en particular en Oriente Medio. Tantas personas inocentes están duramente afectadas, ya sea cristianas que musulmanas, como así también pertenecientes a minorías como los yazidíes, los cuales sufren trágicas violencias y discriminaciones. A mi solidaridad se acompaña el recuerdo en la oración, mientras agradezco a cuantos se empeñan en subvenir a las necesidades humanitarias. Aliento a las diversas comunidades a recorrer el camino del diálogo y de la amistad social para construir un futuro de respeto, de seguridad y de paz, lejos de todo tipo de guerra.

Ayer en Dublín fue proclamado Beato el sacerdote jesuita John Sullivan.

Vivido en Irlanda entre el ochocientos y el novecientos, él dedicó la vida a la enseñanza y a la formación espiritual de los jóvenes, y era tan amado y buscado como un padre por los pobres y por los sufrientes. Demos gracias a Dios por su testimonio.

Saludo a todos ustedes, fieles de Roma y peregrinos de Italia y de varios países. En particular los fieles de Ivrea, Salerno, Valmontone y Rimini; los alumnos de Potenza y de Mozzo (Bergamo). Saludo a los participantes a la iniciativa denominada “Cochecitos vacíos” y al grupo de las mamás de Bordighera: el futuro de nuestras sociedades requiere de parte de todos, especialmente de las instituciones, una atención concreta a la vida y a la maternidad. Y este llamamiento es particularmente significativo hoy mientras se celebra, en tantos países, el Día de la madre. Recordemos con gratitud y afecto a todas las mamás, incluso a nuestras mamás en el Cielo, confiándolas a María, la mamá de Jesús. Y ahora les hago una propuesta: permanezcamos algunos instantes en silencio, cada uno rezando por la propia mamá.

A todos les deseo un feliz domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!

(Traducción del italiano: María Cecilia Mutual, Radio Vaticano)

14/05/2017 11:55