Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Francisco \ Audiencias, Catequesis y Ángelus

Catequesis del Papa: la esperanza a la luz del Nuevo Testamento

El Papa Francisco durante la Audiencia General del primer miércoles de febrero celebrada en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano. - AP

01/02/2017 11:04

(RV).- En su catequesis de la Audiencia General del primer miércoles de febrero – que tuvo lugar en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, y en la que participaron varios miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países – el Papa Francisco propuso el tema de la virtud de la esperanza cristiana a la luz del Nuevo Testamento. Y lo hizo a partir de un pasaje de la Primera Carta de San Pablo a los Tesalonicenses, en la que el Apóstol recuerda que somos hijos de la luz, revestidos con la coraza de la fe y del amor, y cubiertos con el casco de la esperanza de la salvación.

Hablando en italiano, el Pontífice se refirió a la envergadura extraordinaria que asume esta virtud  cuando encuentra la novedad que representa Jesucristo y el acontecimiento pascual. Del relato del Apóstol de los Gentiles, el Santo Padre afirmó que se percibe toda la frescura y belleza del primer anuncio cristiano.

Sí, porque la comunidad de Tesalónica, aunque era joven y a pesar de las dificultades y pruebas a las que había sido sometida, estaba enraizada en la fe y celebraba con entusiasmo y alegría la resurrección del Señor. Por eso el Apóstol se alegra de corazón con quienes renacen en la Pascua convirtiéndose verdaderamente en “hijos de la luz e hijos del día”.

El Obispo de Roma explicó que cuando Pablo escribe a esta comunidad recién fundada y cercana en el tiempo a la resurrección del Señor, trata de hacerle comprender todos los efectos y las consecuencias que este evento, único y decisivo, comporta para la historia y la vida de cada uno; puesto que la dificultad que tenían sus habitantes, no era tanto el hecho de reconocer la resurrección de Jesús, cuanto creer en la resurrección de los muertos.

Por eso esta Carta es más actual que nunca, dijo el Papa Bergoglio. Y añadió que cada vez que nos encontramos ante la muerte, nuestra o de algún ser querido, sentimos que nuestra fe es puesta a prueba, dado que surgen las dudas producto de nuestra fragilidad.

De ahí que el Santo Padre haya explicado que frente a los tantos temores y perplejidades Pablo invita a aquella comunidad a tener firme sobre la cabeza, como un casco, la esperanza de la salvación, es decir, la esperanza cristiana. Y ofreció algunos ejemplos de esperanza entendida como las cosas bellas que deseamos y que no sabemos si se realizarán.

Sin embargo, Francisco recordó que la esperanza cristiana es la espera de algo que ya ha sido cumplido y que ciertamente se realizará para cada uno de nosotros. Lo que, de todos modos – dijo – implica que aprendamos a vivir en la espera con corazón humilde y pobre, puesto que sólo un pobre sabe esperar; mientras quien está totalmente satisfecho, no sabe poner su confianza en ningún otro que no sea él mismo.

Y concluyó su catequesis invitando a pedir al Señor que eduque nuestros corazones en la esperanza de la resurrección, para que aprendamos a vivir en la espera segura del encuentro definitivo con Él y con todos nuestros seres queridos.

(María Fernanda Bernasconi - RV).

Texto y audio del resumen de esta catequesis que el Papa Francisco pronunció en nuestro idioma:

Consideramos ahora la virtud de la esperanza a la luz del Nuevo Testamento. La persona de Jesús y su misterio pascual abre para nosotros una perspectiva extraordinaria, como nos lo sugiere la lectura bíblica que acabamos de escuchar. San Pablo escribe a la joven comunidad de Tesalónica, apenas fundada y temporalmente muy cercana al evento de la Resurrección del Señor, y trata de hacerles comprender todos los efectos y las consecuencias que este evento único y decisivo comporta para la historia y la vida de cada uno.

Como entonces, la dificultad no está en aceptar la Resurrección de Jesús, sino en creer en la resurrección de los muertos. Cada vez que nos enfrentamos a la muerte, ya sea la nuestra o la de un ser querido, sentimos que nuestra fe se tambalea, nos preguntamos si hay vida después de la muerte, o si volveremos a encontrarnos con los que nos han dejado. Pablo, ante las dudas de la comunidad, invita a mantener sólida la «esperanza de la salvación». La esperanza cristiana es esperar en algo que ya se cumplió, pero que debe realizarse plenamente para cada uno de nosotros. Por esto, la esperanza nos exige tener un corazón pobre y humilde, que sepa confiar y esperar sólo en Dios Nuestro Señor.                                                

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los provenientes de España y Latinoamérica. Que el Señor Jesús eduque nuestros corazones en la esperanza de la resurrección, para que aprendamos a vivir en la espera segura del encuentro definitivo con él y con todos nuestros seres queridos. Nos acompañe en este camino la presencia amorosa de María, Madre de la esperanza. Muchas gracias.

01/02/2017 11:04