Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Profundización \ Programas Especiales

Radio Vaticano en Español para Guinea Ecuatorial y África

Santa Misa del Papa Francisco en el día de su 80 cumpleaños - RV

17/12/2016 15:37

«Pensar en la vejez como una etapa de la vida tranquila y religiosa, que nos sirve para dar alegría, sabiduría, esperanza…»

«Recen para que mi vejez sea así: tranquila, religiosa, fecunda y también alegre»

Empezamos nuestro espacio con este deseo del Papa Francisco - en el día de su 80 cumpleaños - agradeciendo al concluir la Santa Misa con los cardenales presentes en Roma.

En la vigilante espera de la Navidad, el Obispo de Roma reflexionó, en su homilía, en la gracia de hacer memoria, con el camino del pueblo cristiano, para caminar en la presencia del Señor, afianzados en la alianza de la fidelidad, recordando que hemos sido elegidos, confiando en su amor y en su promesa.

Cercanía del Papa a las víctimas de la guerra en Siria y de la crueldad del terrorismo en diversos países, en la cita mariana para el Rezo del Ángelus del tercer Domingo de Adviento

Optar por la paz y la civilización, fue el apremiante llamamiento del Papa Francisco, asegurando su cercanía en la oración y su profundo dolor por la trágica guerra que enluta al pueblo sirio y la destrucción perpetrada en la martirizada ciudad de Alepo.

«La fe en Dios y la unidad en los valores humanos y civiles». El Obispo de Roma invitó a dar esta respuesta única, a la violencia, que es única a pesar de que se perpetre en lugares diversos, como en los crueles atentados terroristas cometidos en distintos países, en pocas horas.

Refiriéndose a lo ocurrido en la capital de Egipto, el Papa expresó su «especial cercanía al querido hermano Papa Tawadros, Patriarca de la Iglesia Copta Ortodoxa».

Introduciendo la oración a la Madre de Dios, el Santo Padre reiteró que Jesús ha venido para traer la salvación al mundo. La alegría de la Navidad nos invita a acoger al Señor, a reconocerlo entre los hermanos más necesitados. Nos recuerda que Dios ha entrado en la historia para liberarnos de la esclavitud del pecado, para sanar nuestras llagas, vendar nuestras heridas y donarnos la vida nueva.

(CdM – RV)

17/12/2016 15:37