Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Profundización \ Programas Especiales

Radio Vaticano en español para Guinea Ecuatorial y África

El Papa Francisco en el Aula Pablo VI - ANSA

10/12/2016 14:23

(RV).- «Recémosle unidos, en estos días, a María Inmaculada rogándole su maternal intercesión para la conversión de los corazones y el don de la paz», fue la exhortación del Papa Francisco, en la cita mariana para el rezo del Ángelus, del segundo Domingo de Adviento.

Introduciendo el rezo a la Madre de Dios, el Santo Padre reflexionó con el Evangelio sobre la invitación de Juan Bautista a convertirnos, porque el Reino del cielo está cerca.

Y destacó que cuando un misionero, un cristiano, va a anunciar a Jesús, no hace proselitismo… va simplemente a anunciar que  «el Reino de Dios está en medio de ustedes» «Y así el misionero prepara el camino a Jesús que encuentra a su pueblo»

Juan anuncia lo que Jesús dirá después: El reino de Dios ha venido, ha llegado, está en medio de vosotros. Éste es el mensaje central de toda misión cristiana.

«Que la Virgen María nos ayude a prepararnos al encuentro con este Amor- cada vez más grande – que es el que nos trae Jesús y que en la Nochebuena se hizo pequeño, como una semilla caída en la tierra. Y Jesús es esta semilla»

También en su segunda Audiencia General de Adviento, el Papa invitó a contemplar a la Inmaculada para que nuestro corazón sea cuna acogedora para Jesús, el Dios que se hace Niño en la Navidad.

Destacando que «el tiempo litúrgico del Adviento es una ocasión de gracia especial para reflexionar sobre nuestro camino al encuentro con el Señor», el Santo Padre deseó que la Virgen Inmaculada «sea el modelo de preparación interior a la Navidad, para que el corazón de cada uno se vuelva la cuna que acoge al Hijo de Dios, rostro de la misericordia del Padre, con la escucha de su palabra, las obras de caridad fraterna y la oración».

Tras dedicar su catequesis central a la «esperanza cristiana», el Obispo de Roma exhortó a «cultivar en toda circunstancia de la vida la virtud teologal de la esperanza, don de Dios que con su ternura nunca deja de consolar a su pueblo».

Nos acompaña la voz y el testimonio de nuestros oyentes

(CdM – RV)

10/12/2016 14:23