Leer el artículo Menú

Social:

RSS:

Radio Vaticano

La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

otros idiomas:

Editorial \ Reflexiones en frontera

No es justo identificar al Islam con la violencia; cuando se pone al centro al dios dinero y no a la persona ya es terrorismo, respondió el Papa

Cuando se pone al centro al dios dinero y no al hombre y a la mujer, esto ya es un primer terrorismo. Francisco - AP

01/08/2016 11:30

(Radio Vaticana).- La gratitud al jesuita Federico Lombardi por su trabajo en la Oficina de Prensa vaticana; la violencia, el fundamentalismo y que no se debe identificar al terrorismo con el Islam; lo que sucede en Turquía; su lenguaje con los jóvenes y las acusaciones contra el cardenal Pell, fueron tema de la conversación de Francisco con los periodistas en el avión de regreso a Roma, después de la Jornada Mundial de la Juventud.

El 31 de julio el padre Lombardi terminó su trabajo como director de la Oficina de Prensa en el Vaticano. El Papa manifestó: “Quisiera agradecer al padre Federico Lombardi y a Mauro, porque este será el último viaje que hacen con nosotros. El padre Lombardi estuvo en Radio Vaticana por más de 25 años, después 10 años en los vuelos papales. Y Mauro, 37 años encargado de las valijas. Les agradezco tanto”.

Las preguntas de los periodistas al Obispo de Roma pusieron foco en la violencia y el fundamentalismo religioso. Francisco respondió: “Si hablara de violencia islámica ¿debería hablar también de violencia católica? Los islámicos no son todos violentos. Es como una “ensalada de fruta”, hay violentos en las religiones. Una cosa es verdadera: en casi todas las religiones hay siempre un pequeño grupito de fundamentalistas. También nosotros los tenemos. Y cuando el fundamentalismo llega a matar – también se puede matar con la lengua, lo dice el apóstol Santiago, no yo, y se puede matar con el cuchillo – no es justo identificar al Islam con la violencia”.

“El terrorismo está por todos lados, usted piense en el terrorismo tribal de algunos países africanos. El terrorismo crece cuando no hay otra opción. Ahora diré una cosa que puede ser peligrosa: Cuando se pone al centro de la economía mundial al dios dinero y no al hombre y a la mujer, esto ya es un primer terrorismo. Has echado fuera la maravilla de la creación y has puesto al centro el dinero. Esto es un primer terrorismo de base. Pensémoslo”.

Sobre lo que sucede en Turquía dijo el Papa: “No hablé hasta ahora porque, con la información recibida, todavía no estoy seguro de lo que está sucediendo allí. Escucho las informaciones que llegan a la Secretaría de Estado, y aquellas de algún analista político importante. Estoy estudiando la situación con la Secretaría de Estado y la cosa aún no es clara. Es verdad, siempre se debe evitar el mal a los católicos”.

Le preguntaron sobre su lenguaje con los jóvenes y Francisco expresó: “A mí me gusta hablar con los jóvenes y me gusta escuchar a los jóvenes. Ellos me ponen siempre en dificultad porque me dicen cosas que no he pensado o que pensé por la mitad. Jóvenes inquietos, creativos. Es de ahí que tomo este lenguaje”.

Sobre las acusaciones de abuso que pesan sobre el cardenal Pell, el Papa refirió que “las primeras noticias llegadas eran confusas. Eran noticias de 40 años atrás, que ni la policía hizo caso en un primer momento. Después todas las denuncias fueron presentadas y en este momento están en manos de la justicia. No se debe juzgar antes de que lo haga la justicia. Si yo dijera un juicio a favor o en contra, no sería bueno porque juzgaría primero. Es verdad, está la duda. Y está ese principio claro del derecho: “in dubio pro reo”. Tenemos que esperar el curso de la justicia y no hacer antes un juicio mediático, un juicio de las habladurías. Es necesario estar atentos a lo que decidirá la justicia. Una vez que la justicia ha hablado, hablaré yo.”

En relación al tema Santa Sede y Venezuela, Francisco comentó que dos años atrás tuvo un encuentro muy positivo con el presidente Maduro. “Después pidió audiencia el año pasado, pero la canceló porque tenía otitis. Dejé pasar un tiempo y le escribí una carta. Hubo contactos para un eventual encuentro. jesuita Guillermo Ortiz - Radio Vaticana

01/08/2016 11:30